anosmia

anosmia

Anosmia: la pérdida del sentido del olfato

2w ago
SOURCE  

Description

La anosmia es la perdida, total o bien parcial, del sentido del olfato. Puede ser un inconveniente por sí solo o bien síntoma de algún otro inconveniente de salud; puede ser transitoria, como en un constipado, o bien permanente. Algunas personas tienen un sentido del olfato reducido, una condición llamada hiposmia. Es común que las personas que sufren anosmia experimenten contrariedades para degustar el alimento, pues el sentido del olfato está de manera estrecha ligado al gusto. Estos inconvenientes pueden llevar a comer menor cantidad de la precisa, hecho que se traduce en una falta de nutrientes y pérdida de peso. Del mismo modo que la carencia de cualquier sentido, la anosmia puede resultar peligrosa puesto que lo olor es entre las primeras señales de alarma, por poner un ejemplo, un escape de gas o bien el humo de un incendio. Del mismo modo, la anosmia, impide gozar de los aromas del alimento y flores, y puede afectar emotivamente a quienes la sufren, ocasionando la tristeza y conduciendo, aun, a la depresión A pesar que bastantes personas pierden parcialmente el olfato y el gusto conforme envejecen, en general, la anosmia está ocasionada por alguna lesión o problema médico. En la mayor parte de casos la anosmia es temporal: los constipados, sinusitis, alergias estacionales, el consumo de tabaco o bien de ciertos fármacos pueden ocasionar anosmia, que remite cuando desaparece la causa. Sin embargo, si la condición es ocasionada por un bloqueo en la nariz, a raíz de un tumor, o bien si la persona sufre determinadas enfermedades neurológicas o ha sufrido un traumatismo cerebral, puede resultar permanente. Si sospecha que puede sufrir anosmia asista a un médico especialista, que determinará el diagnóstico a través de el estudio del historial médico y familiar, un examen físico de cabeza, cuello y nariz. Si es preciso, se efectuarán exámenes olfativos, análisis de sangre para advertir faltas vitamínicas o bien otros trastornos, y resonancia magnética o tomografía computarizada para buscar trastornos cerebrales. La anosmia puede ser innata, en tal caso puede resultar realmente difícil diagnosticarla, o bien desarrollarse durante la vida por las causas que hemos explicado previamente. En ciertos casos infrecuentes la anosmia es específica, de tal modo que solo implica incapacidad para advertir ciertas fragancias sin afectar al resto. Este género de anosmia se parece a la ligada a causas genéticas si bien puede desarrollarse por exposición prolongada. El tratamiento conveniente para la anosmia depende de los factores que la hayan desencadenado: cuando la anosmia es desenlace de un constipado o sinusitis, la mejor solución es aguardar que la inflamación o infección nasal se resuelva por sí misma. En casos difíciles, es posible tratarla con antiinflamatorios, antibióticos o con irrigación nasal. Sin embargo, si el paciente sufre obstrucción nasal crónica puede aconsejarse cirugía. En caso que no haya un bloqueo físico en la nariz que explique el deterioro del olfato, es preciso realizar pruebas diagnósticas por imagen para descartar la presencia de tumores cerebrales o la afectación neuronal a raíz de alguna otra enfermedad. A pesares que la anosmia ocasionada por daño cerebral no puede ser curada, un tratamiento concreto puede ser de ayuda para ciertas enfermedades neurológicas. Si la causa es una lesión, traumatismo o bien cirugía, posiblemente la anosmia sea permanente, mas, en ocasiones, puede remitir por sí sola.