Message sent! Check your Phone

Luis Eduardo Aute Pasaba por aquí Madrid 2009

2y ago
SOURCE  

Description

Luis Eduardo Aute "Pasaba por aquí" Madrid 06/02/2009 Presentación de "Auterretratos III" y "Memorable cuerpo" Palacio de Congresos Line-up: Tony Carmona: guitarra. Billy Villegas: bajo. Igor Tukala: teclados. Jota Marsán: batería. Cristina Narea: multiinstrumentista, backing vocals. 3 horas, 5 minutos. Setlist: 01 - Invisible 02 - Recordándote 03 - Me va la vida en ello 04 - De paso 05 - De la luz y la sombra 06 - Pasaba por aquí 07 - Esta noche 08 - Hafa Café 09 - Te quiero 10 - Cine cine 11 - Aleluya Nº5 12 - Prefiero amar 13 - Tríptico 14 - Mojándolo todo 15 - Che que mal 16 - Slowly 17 - Una de dos 18 - Siento que te estoy perdiendo 19 - Cada vez que me amas 20 - Querencia 21 - Siglo XXI 22 - Volver a verte 23 - Imaginación 24 - El Universo 25 - A día de hoy Encore I: 26 - La ternura 27 - Gira Luna Encore II: 28 - Albanta 29 - Sin tu latido Encore III: 30 - Dentro + Anda + Cuatro y diez + De según que manera 31 - La belleza 32 - Al alba De las 115 canciones de "Memorable cuerpo" Aute prometió 98, así que me debe 66, algo menos si resto el medley y las incursiones ocasiones en otros temas propias de él, desde "All I have to do is dream" de Everly Brothers hasta la que es una de las canciones con más versiones de nuestra época, "Yesterday", guiños como siempre de un escritor que se siente forzado a cantar, tímido y luchando por no darnos la espalda, cuadros de un pintor que se siente observado como un modelo alquilado por horas, cambio obligado de papeles. Aute es sincero, lejos de ese mundillo de escritores, cantantes y pseudo-artistas que defienden el plagio bajo la bandera de la intertextualidad, Aute da al César lo que le pertenece, en este caso a Paul Éluard, enamorado enfermizo de una Gala que se marcha, bautizando su retrospectiva alegóricamente como un cuerpo operístico consumado y que se va al pasado, donde pertenece, a la vez que se reinventa y regraba sus canciones. Aute conoce a su público, es exigente consigo mismo, y el resultado es un concierto impecable, con una acústica perfecta (a lo que colabora ampliamente el recinto), versiones estudiadas y comentarios oportunos, más allá, el lenguaje corporal del que necesita una copa de vino comodín para asirse a la realidad y piernas inquietas en el taburete. Aute sabe que muchos textos son ya obsoletos aún antes de estar terminados, busca su particular perfección desde su exilio interior en esta capital que más que quedarle grande, va por caminos distintos al suyo, nos repite sus genialidades ya volcadas en anteriores entrevistas, como eligiendo lo mejor de su repertorio sin ceñirse no sólo a canciones, sino también al discurso que le hace coherente, en suma, dando lo mejor de sí y de la mejor manera que sabe hacerlo. Con Aute había hablado, alrededor del año 1985, y no estuvo frío ni distante pese a las circunstancias especiales de aquel momento; en este concierto tampoco ha estado distante, difícil estarlo con un público incondicional que llenó el Palacio de Congresos, a pesar de la nieve, a pesar de una crisis que sobrevuela, somos héroes, y Aute nos lo recuerda, invisible y recreado en sí mismo. Otras veces he reseñado conciertos con el epíteto "correcto", esta vez "sobresaliente" se queda corto. Me debe 66 canciones porque anda suelto satanás, porque la versión final, supuesto broche de oro "a capella" no me llegó dentro, muy dentro... como yo esperaba.