jonathan harris

jonathan harris

¿Está Internet cambiándonos como especie? Jonathan Harris responde

4d ago
SOURCE  

Description

Entra en http://one.elmundo.es Suscríbete a nuestro canal de youtube: http://bit.ly/1JHCOQ1 Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/elfuturoesone Síguenos en Twitter: http://www.twitter.com/elfuturoesone Jonathan Harris es ingeniero informático y artista gráfico. De hecho, es uno de los artistas más reconocidos en su campo en todo el mundo: su obra se expone en centros como el MoMa de Nueva York, el CCCB de Barcelona o el Albert Museum de Londres. Pero Harris se considera a sí mismo un médico o, tal vez, sería mejor utilizar la palabra sanador, porque se ajusta más a su concepción -casi mística- del hombre preocupado por la salud de la tribu. Aunque en su caso la tribu englobe a toda la humanidad. Esta condición curativa de la tecnología, en especial de Internet, surge como respuesta a quienes consideran que las pantallas que pueblan nuestra vida cotidiana reclamando nuestra atención desde cualquier rincón, pueden convertirse en una droga adictiva. Como si fuera una suerte de vacuna digital, el trabajo de Jonathan Harris apela a la dimensión terapeutica que las emociones positivas y el sentimiento de pertenencia a una especie pueden despertar en nosotros. Sus trabajos más reconocidos juegan con el big data para mostrar el estado de ánimo de los seres humanos expresado a través de sus interacciones en Internet. Su obra “We feel fine”, lanzada en 2006, exploraba las emociones humanas a escala global recopilando datos de los post de millones de páginas web. En “I want you to want me”, se ilustra la búsqueda del amor con los datos obtenidos de aplicaciones de dating; mientras que “Cowbird” consiste en una librería pública de experiencias en la que personas de todo el mundo comparten sus historias (más de 85.000 en la actualidad). Su último proyecto “Network Effect” explora los cambios psicológicos que Internet nos está provocando y urge a buscar un sentido existencial a la tecnología, sin dejarnos obnubilar por su exuberancia. Harris el artista se impone en esta ocasión a Harris el ingeniero y reclama “tiempo y espacio y silencio para recordar quiénes somos, quiénes fuimos alguna vez, y quiénes queremos llegar a ser. Hay un camino y cada uno de nosotros contiene el potencial de encontrarlo”. Texto: José L. Álvarez Cedena #elfuturoesone