china

china

“En México se prohíbe fumar, pero se permite matar en el seno materno”

23m ago
SOURCE  

Description

Cuando uno da clases en la Facultad de Medicina sobre la materia “Historia y Filosofía de la Medicina”, y aun en Bioética, uno considera –por el análisis hecho en la historia– que aun en los pueblos antiguos donde se practicaba la medicina con un pensamiento eminentemente mágico-religioso, eran pueblos respetuosos de la vida. Si ustedes recuerdan a Hipócrates en el siglo V antes de Cristo, afirmaba que no podía dar alguna solución para que se evitara el embarazo. Recuerdo también que en la cultura china, hace ya 24 siglos, existen unas pinturas donde pintan a la mujer con el vientre donde se da el proceso desde el primer mes hasta el noveno mes. Y aun en la cultura romana, en el campo de la jurisprudencia, se afirmaba bellísimamente: “Al infante concebido se le tiene por nacido”. Es decir, desde que una mujer concebía, o como se dice hoy, fertilizada, desde ese momento toda la protección del Estado ayudaba a ese niño desamparado. Hoy podríamos pensar que al tener tantos adelantos en el campo de la genética y de la medicina tendría que haber un mayor cuidado, ayuda y respeto a la vida, pero vemos que no es así. Podríamos pensar que en México la famosa “ley Robles”, emitida por esta gobernante (Rosario Robles), desde que se emitió esta ley en la Ciudad de México, ha habido más de 120 mil abortos. Y aquí entran dos reflexiones de parte mía: Recuerdo al ex secretario de Salud que decía textualmente: “en México se prohíbe fumar, pero se permite matar en el seno materno”. O la reflexión que hacía el famoso filósofo Julián Marías, a quien siendo un hombre ya anciano, le preguntaba un reportero: “Para usted, ¿cuál es la mayor hecatombe que ha habido en el siglo XX?” Y él respondía como filósofo: “A mí lo que más me sorprende es que se ha perdido el asombro a la matanza de los niños en el vientre materno”. El doctor Bernard Nathanson cuando, precisamente, con el adelanto para examinar en el vientre materno para saber si era niño o niña, él mismo decía a la sexta y octava semana de gestación: “Hay latidos en el corazón del bebé, pero también hay ondas cerebrales en él”, por lógica. Y antes de que la multicélula fecundada, el óvulo por el espermatozoide, entre al endometrio femenino, existe el ADN que lo va a hacer diferente a los demás niños. Por eso tenemos que hacer algo. ¡Basta ya de que haya tantas clínica clandestinas fuera de la Ciudad de México donde se practica el aborto! Porque, ¿si no se respeta el primer derecho, cómo se van a respetar los demás derechos? @yoinfluyo mm@yoinfluyo.com * Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com